Vías biliares – Vesícula

15Cáncer de vesícula
185Cirugia de vesícula no maligna
55Reparación de vías biliares
Sobrevida

Las tasas de supervivencia proporcionan una idea del porcentaje de personas con el mismo tipo y etapa de cáncer que siguen vivas durante cierto tiempo (generalmente 5 años) después del diagnóstico.

 

Estas tasas no pueden indicar cuánto tiempo usted vivirá, pero pueden ayudarle a tener un mejor entendimiento de cuán probable es que su tratamiento sea eficaz.

 

Tenga en cuenta que las tasas de supervivencia son cálculos que a menudo se basan en los resultados previos de un gran número de personas que padecieron un cáncer específico; sin embargo, no pueden predecir lo que sucederá en el caso particular de una persona.

 

Estas estadísticas pueden ser confusas y pueden ocasionar que tenga más preguntas. Hable con su médico para saber cómo puede que estas estadísticas apliquen a usted, ya que él o ella está familiarizado con su situación.

 

¿Qué es tasa relativa de supervivencia a 5 años?
Una tasa relativa de supervivencia compara a las personas que tienen el mismo tipo y etapa de cáncer con las personas en la población general. Por ejemplo, si la tasa relativa de supervivencia a 5 años para una etapa específica de cáncer de vesícula biliar es 60%, esto significa que las personas que padecen ese cáncer tienen, en promedio, alrededor de 60% de probabilidades, en comparación con las personas que no padecen ese cáncer, de vivir al menos 5 años después de recibir el diagnostico.

Calidad de vida

Para algunas personas con cáncer de vesícula biliar el tratamiento puede eliminar o destruir el cáncer.

 

El final del tratamiento puede causar tanto estrés como entusiasmo. Tal vez sienta alivio de haber completado el tratamiento, aunque aún le resulte difícil no preocuparse sobre la reaparición del cáncer. Esta preocupación es muy común si usted ha tenido cáncer.

 

Cuidados posteriores
Después de completar el tratamiento, sus médicos tendrán que estar muy atentos a usted. Es muy importante acudir a todas las citas de seguimiento. Durante estas visitas, sus médicos preguntarán si tiene síntomas, harán exámenes físicos y pueden requerir que se realicen pruebas de sangre o estudios por imágenes, como tomografías computarizadas.

 

Si usted ha sido tratado con cirugía y no presenta síntomas de cáncer remanente, muchos médicos recomiendan atención de seguimiento con estudios por imágenes aproximadamente cada a 6 meses por al menos los primeros 2 años, aunque no todos los médicos siguen el mismo programa de tratamiento.

 

La atención de seguimiento es necesaria para comprobar si el cáncer ha regresado o se ha propagado.

 

La atención de seguimiento también es necesaria para identificar efectos secundarios potenciales de ciertos tratamientos.

¿Cómo se cura?

Cirugía para el cáncer de vesícula biliar
La cirugía potencialmente curativa (resecable e irresecable) y la cirugía paliativa son los dos tipos generales de tratamiento quirúrgico para el cáncer de vesícula biliar.

La cirugía potencialmente curativa (o resecable) se utiliza cuando los estudios por imágenes o los resultados de las cirugías anteriores indican una buena probabilidad de que el cirujano puede extirpar todo el cáncer.

 

  • Resecable describe cánceres que los médicos creen pueden eliminarse completamente. Esta es cirugía potencialmente curativa.
  • Irresecable significa que los médicos consideran que el cáncer está demasiado avanzado, se ha propagado demasiado lejos, o está en un lugar demasiado difícil como para extirparlo completamente mediante cirugía.

Solo un pequeño porcentaje de cánceres de vesícula biliar es resecable al momento de ser descubiertos.

 

Quimioterapia para el cáncer de vesícula biliar
La quimioterapia (quimio) consiste en medicamentos contra el cáncer que se administran usualmente por vía venosa (IV) u oral.

 

Estos medicamentos entran al torrente sanguíneo y llegan a todas las áreas del cuerpo, por lo que este tratamiento es beneficioso en los casos en los que el cáncer se ha propagado más allá del lugar donde se inició.

 

La quimioterapia puede ayudar a algunas personas con cáncer de vesícula biliar, pero hasta el momento no está claro cuán útil es para este tipo de cáncer. Aun así, la quimioterapia se puede utilizar de estas maneras:

 

Después de extraer el cáncer con cirugía: se puede administrar quimioterapia después de la cirugía (a menudo con radioterapia) para tratar de reducir el riesgo de que el cáncer regrese. Esto se conoce como tratamiento adyuvante. Los médicos aún no están seguros cuán útil es en el tratamiento del cáncer de vesícula biliar.

 

Como parte del tratamiento principal para algunos cánceres avanzados: la quimioterapia puede utilizarse (con o sin radioterapia) para los cánceres más avanzados que no se pueden extraer o que se han propagado a otras partes del cuerpo. La quimioterapia no cura estos tipos de cáncer, pero podría ayudar a las personas a vivir por más tiempo.

 

Como terapia paliativa: la quimioterapia puede ayudar a encoger los tumores o a retardar su crecimiento por un tiempo. Esto puede ayudar a aliviar los síntomas ocasionados por el cáncer, por ejemplo, al reducir el tamaño de los tumores que están presionando los nervios y causando dolor.

¿Curable?

El cáncer de vesícula biliar es difícil de encontrar temprano (cuando es pequeño y está solo en la vesícula biliar).

 

La vesícula biliar está en una región profunda del cuerpo.

 

Por lo tanto, no se pueden ver ni palpar los tumores en sus etapas iniciales durante los exámenes físicos de rutina. No existe ningún análisis de sangre, ni otras pruebas, que detecten de forma confiable los cánceres de vesícula biliar lo suficientemente temprano y que pueda ser útil como prueba de detección. (Una prueba para la detección temprana del cáncer se realiza en personas sin ningún síntoma).

 

Debido a esto, la mayoría de los cánceres de vesícula biliar se encuentra después que el cáncer ha crecido lo suficiente como para causar signos o síntomas

 

Aun así, algunos cánceres de vesícula biliar se encuentran antes de que se propaguen a otros tejidos y órganos. Muchos de los cánceres que se detectan temprano se encuentran por casualidad cuando se extirpa la vesícula biliar debido a cálculos biliares.

 

Cuando se extrae y se examina la vesícula biliar en el laboratorio, a veces se encuentran algunos cánceres o precánceres pequeños que no habían producido síntomas.

¿Benigna o maligna?

Los tumores, tanto benignos como cancerosos, de las vías biliares o de la vesícula biliar son poco frecuentes.

 

  • La ecografía, en la mayor parte de los casos, detecta el tumor en las vías biliares o la vesícula biliar.
  • Estos cánceres por lo general son mortales, pero sus síntomas pueden ser tratados.

La bilis es un líquido producido por el hígado que ayuda a la digestión. La bilis se transporta a través de pequeños tubos (vías biliares) que llevan la bilis a través del hígado y luego desde el hígado hasta la vesícula biliar y el intestino delgado.

 

La vesícula biliar es un pequeño saco en forma de pera situado debajo del hígado que almacena la bilis y la libera cuando es necesario. 

 

El cáncer de las vías biliares (colangiocarcinoma) es poco frecuente. Se puede originar en cualquier parte de las vías biliares, sobre todo en las que están fuera del hígado. La edad avanzada y la colangitis esclerosante primaria incrementan el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer.

 

El cáncer de la vesícula biliar también es poco frecuente. Casi todas las personas con cáncer de la vesícula biliar tienen cálculos biliares. Muchas viven solo algunos meses después de desarrollar este cáncer.

 

Se pueden formar pólipos, que son una excrecencia no cancerosa (benigna) de tejido en la vesícula biliar y que rara vez originan síntomas o necesitan tratamiento. Durante la ecografía se encuentran aproximadamente en el 5% de las personas.

 

A veces el cáncer obstruye el flujo de bilis, pero la mayoría de las obstrucciones son causadas por cálculos biliares. Aún con menor frecuencia, el cáncer puede diseminarse (metastatizar) desde alguna otra parte en el organismo hasta las estructuras adyacentes o hasta los ganglios linfáticos cercanos, dando origen a una obstrucción. Los tumores benignos (no cancerígenos) localizados en las vías biliares también son causa de obstrucciones.

Vías biliares – Vesícula

_

La vesícula biliar es un órgano con forma de pera ubicada bajo el hígado.

 

Almacena bilis, un líquido producido por el hígado para digerir las grasas.

 

Cuando el estómago y el intestino digieren los alimentos, la vesícula biliar libera bilis a través de un tubo denominado conducto biliar común. Ese conducto conecta a la vesícula biliar y el hígado con el intestino delgado.

 

Es más probable que la vesícula cause problemas si algo obstruye el flujo de bilis por los conductos biliares. Eso suele ocurrir con los cálculos biliares.

 

Los cálculos se forman cuando hay sustancias en la bilis que se endurecen. En forma menos común se puede desarrollar cáncer en la vesícula.

 

Muchos de los problemas de la vesícula se solucionan al extirparla. Afortunadamente, la vesícula biliar no es un órgano imprescindible para la vida. La bilis tiene otras vías para llegar al intestino delgado.

Cálculos biliares

Los cálculos biliares son la formación de pequeñas piedras dentro de la vesícula biliar, pueden ser microscópicas como pequeñísimos cristales o más grandes como bola de golf.

 

Se forman por una combinación de factores, precipitación de colesterol (que es un componente de la bilis) supersaturado o concentrado, estasis de bilis en la vesícula, existe una predisposición genética para que el colesterol de la bilis no se disuelva y se precipite formando el núcleo de los cálculos.

 

Normalmente el colesterol se disuelve (como el azúcar en el agua), las sales biliares de la bilis se encargan de evitar la precipitación del colesterol, pero cuando existe un desequilibrio en la proporción de colesterol y sales biliares el colesterol se solidifica y forma las piedras.

Cáncer de vesícula

La inflamación crónica de la vesícula biliar es un vínculo común entre muchos de los factores de riesgo para el cáncer de vesícula biliar.

 

Por ejemplo, cuando alguien presenta cálculos biliares, la vesícula biliar podría liberar la bilis con mayor lentitud. Esto significa que las células en la vesícula biliar quedan expuestas a los químicos en la bilis por más tiempo de lo normal. Esto podría causar irritación e inflamación.

 

El cáncer puede ser causado por cambios en el ADN (mutaciones) que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores. Por lo general, es necesario que ocurran cambios en muchos genes diferentes para que una célula se torne en cáncer.