¿Por qué se generan piedras en la vesícula?


En ocasiones, las sustancias contenidas en la bilis “se endurecen” y propicia la formación de piedras o cálculos, que en un 60% de los casos no producen síntomas de alerta.

El resto presenta dolor en el lado derecho del abdomen.

La molestia habitualmente aparece tras las comidas y puede irradiarse hacia la espalda e ir acompañada de otros síntomas como malestar inespecífico, náuseas e incluso vomitos.

HAY PERSONAS MÁS PROPENSAS A PADECERLOS

La mayoría de los cálculos que se forman en la vesícula son de colesterol. Existen varios factores de riesgo que facilitan su desarrollo. Estos son:

  • La predisposición genética: Hay familias cuyo organismo “vierte” más cantidad de colesterol a la bilis y, puesto que en ellos es una característica genética, el riesgo se mantiene de padres a hijos (a no ser que se modifiquen los hábitos de vida).
  • Tratarse con estrógenos: Al parecer, las mujeres que son tratadas con estas hormonas tras la menopausia tienen también más riesgo de que se formen piedras en su vesícula.
  • La obesidad: Las personas con un sobrepeso importante suelen ser también más dados a ello.
  • Tener los triglicéridos altos o el colesterol bueno bajo: Ambas cosas propician que se acumulen lípidos malos en la bilis y eso dificulta un vaciamiento normal de la vesícula. Los residuos que van quedando pueden unirse y formar esas piedras de colesterol.
  • La pérdida brusca de peso: Si se da esta circunstancia (tan habitual en las mujeres jóvenes), disminuye la cantidad de ácidos biliares y el vaciamiento de la vesícula se hace más lento. Vale la pena recordar que toda aquella pérdida que suponga rebajar más de un kilo por semana no es conveniente ni saludable y solo en determinadas situaciones (cuando los beneficios superan a los riesgos) y bajo estricto control médico se recomiendan.

CÓMO PREVENIR LAS PIEDRAS EN LA VESÍCULA

A partir de los factores que riesgo que hemos mencionado antes, se puede llegar perfectamente a la conclusión de cuáles son los hábitos que pueden ayudar a prevenir estas formaciones de piedra.

Aparte de eliminar los kilos que sobran (pero no de forma muy rápida), también se recomienda que en la alimentación, que debe ser equilibrada, haya suficiente aporte de fibra y que sea bastante baja en grasas.