Páncreas

155Cirugía pancreática general
110Enfermedad maligna de páncreas
125Procedimiento de Whipple
Sobrevida

Las pruebas de detección pueden encontrar algunos tipos de cáncer temprano, cuando es probable que sea más fácil de tratar eficazmente. Para las personas que han padecido cáncer pancreático, la mayoría de los expertos no recomienda ninguna prueba adicional para descubrir otros cánceres, salvo que presenten síntomas o que usted o su familia tenga un síndrome genético hereditario.

 

¿Puedo reducir la probabilidad de padecer otro cáncer?
Hay medidas que usted puede tomar para reducir su riesgo y mantenerse tan saludable como sea posible. Por ejemplo, las personas que han tenido cáncer de páncreas deben hacer lo posible por evitar los productos de tabaco. No fumar disminuye la probabilidad de padecer la mayoría de los cánceres pulmonares y puede ayudar a disminuir la posibilidad de que se forme un nuevo cáncer pancreático.

 

Para ayudar a mantener un buen estado de salud, los sobrevivientes de este tipo de cáncer deberán también:

 

  • Lograr y mantener un peso saludable
  • Mantenerse físicamente activos y limitar el tiempo estando sentados o acostados
  • Seguir un patrón de alimentación saludable que incluya una variedad colorida de frutas y verduras, así como de granos integrales, y que a su vez limite o evite el consumo de carnes rojas y procesadas, al igual que de bebidas azucaradas y alimentos altamente procesados
  • Lo mejor es no tomar bebidas con alcohol. En caso de hacerlo, se deberá no tomar más de una (1) bebida para las mujeres y dos (2) bebidas para los hombres, por día.
Calidad de vida

Para muchas personas con cáncer pancreático, puede que el cáncer nunca desaparezca por completo, o puede que regrese en otra parte del cuerpo. Es posible que estas personas reciban tratamientos regularmente con quimioterapia, radioterapia, u otras terapias para ayudar a mantener el cáncer en control por el mayor tiempo posible. Aprender a vivir con un cáncer que no desaparece puede ser difícil y muy estresante.

 

Cuidados posteriores
Si completó el tratamiento, sus médicos aún querrán estar muy atentos a usted. Es muy importante que acuda a todas sus citas de seguimiento. Durante estas visitas, los médicos le formularán preguntas sobre cualquier problema que tenga y le harán exámenes y análisis de laboratorios o estudios por imágenes para determinar si hay signos de cáncer o para tratar efectos secundarios.

Algunos efectos secundarios ocasionados por el tratamiento pueden durar mucho tiempo o puede que incluso no se presenten sino hasta años después de haber terminado el tratamiento. Las visitas al consultorio médico proveen una buena oportunidad para que haga preguntas e informe sobre cualquier cambio o problema que note o cualquier inquietud que tenga.

 

Consultas médicas y pruebas

Su programa de consultas médicas, exámenes y pruebas dependerá de la extensión original del cáncer, cómo fue tratado, así como de otros factores. Con mayor frecuencia, para las personas que no presentan signos de cáncer remanente, muchos médicos recomiendan visitas de seguimiento (que pueden incluir tomografías computarizadas y análisis de sangre) alrededor de cada 3 meses durante los primeros años después del tratamiento y luego alrededor de cada 6 meses durante los próximos años. Asegúrese de seguir la recomendación de su médico sobre los exámenes de seguimiento.

¿Cómo se cura?

Para el cáncer pancreático, se pueden emplear dos tipos generales de cirugía:

  • La cirugía potencialmente curativa se usa cuando los resultados de los exámenes y las pruebas sugieren que es posible extraer (resecar) por completo el cáncer.
  • La cirugía paliativa puede realizarse si los exámenes muestran que el cáncer se extendió demasiado como para extraerlo completamente. Esta cirugía se hace para aliviar los síntomas o para prevenir ciertas complicaciones, como el bloqueo del conducto biliar o los intestinos, pero el objetivo no es curar el cáncer.

Laparoscopia para la estadificación

Para determinar qué tipo de cirugía puede ser mejor, es importante saber la etapa (extensión) del cáncer. Sin embargo, puede ser difícil determinar la etapa del cáncer pancreático de manera precisa mediante los estudios por imágenes. A veces se hace una laparoscopia primero para ayudar a determinar la extensión del cáncer y si es resecable.

 

Para este procedimiento, el cirujano hace varias incisiones (cortes) pequeñas en el abdomen (vientre) e inserta instrumentos largos y delgados. Uno de los instrumentos tiene una pequeña cámara de video en el extremo para que el cirujano pueda observar dentro del abdomen y examinar el páncreas y otros órganos. Las muestras para biopsias de tumores y otras áreas anormales pueden mostrar cuán lejos se ha propagado el cáncer.

 

Cirugía potencialmente curativa
Los estudios han demostrado que extraer solo parte del cáncer pancreático no ayuda a los pacientes a prolongar el tiempo de vida. Por lo tanto, la cirugía potencialmente curativa se realiza solamente si el cirujano cree que se puede extraer el cáncer por completo.

 

Cirugía paliativa
Si el cáncer se ha propagado demasiado como para extraerlo completamente, cualquier cirugía considerada será con fines paliativos (con el propósito de aliviar los síntomas). Debido a que el cáncer de páncreas puede propagarse rápidamente, la mayoría de los médicos no aconseja la cirugía mayor con fines paliativos, especialmente para las personas que no gozan de buena salud.

 

Algunas veces se puede comenzar la cirugía con la esperanza de curar al paciente, pero después de iniciar la operación el cirujano descubre que no es posible. En este caso, el cirujano puede realizar una operación paliativa menos extensa, conocida como cirugía de derivación, para ayudar a aliviar los síntomas.

¿Curable?

Las principales maneras de tratar el cáncer de páncreas son la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. Pregunte a su médico qué tratamientos pueden ayudarle. Incluso para los cánceres que son más avanzados y más difíciles de tratar, el tratamiento a menudo puede aliviar los síntomas y desacelerar el crecimiento del cáncer. Hable con su médico para enterarse de sus opciones.

 

El plan de tratamiento que sea mejor para usted dependerá de:

  • La etapa y el grado del cáncer
  • La posibilidad de que un tipo de tratamiento cure el cáncer o ayude de alguna otra manera
  • Su edad
  • Otros problemas de salud que tenga
  • Su opinión acerca del tratamiento y los efectos secundarios

Cirugía para el cáncer pancreático

La cirugía se usa para tratar de extirpar todo el cáncer si es pequeño y no se ha propagado. A veces, la cirugía se puede hacer para extraer solo el cáncer, y dejar el resto del páncreas. Pero a menudo, dependiendo de cuán grande sea el cáncer, puede que sea necesario extraer parte, o incluso todo el páncreas, así como otros órganos. Si el cáncer es demasiado grande o se ha extendido demasiado, puede que no sea posible realizar la cirugía, y en cambio, se pueden administrar otros tratamientos. Pregunte a su médico a qué tipo de cirugía se va a someter.

¿Benigna o maligna?

Algunos crecimientos en el páncreas son simplemente benignos (no cancerosos), mientras que otros se convierten en cáncer con el paso del tiempo si no reciben tratamiento (conocidos como precánceres). Estos tipos de tumores pancreáticos se detectan con más frecuencia debido a que en la actualidad se realizan más estudios por imágenes, como las tomografías computarizadas, por una serie de razones.

 

Neoplasias quísticas serosas (SCN) (también conocidos como cistadenomas serosos): tumores que tienen sacos (quistes) llenos de líquido. Estos tumores casi siempre son benignos, y la mayoría no necesita tratamiento a menos que aumenten mucho de tamaño o causen síntomas.

 

Neoplasias quísticas mucinosas (MCN) (también conocidos como cistadenomas mucinosos): tumores de crecimiento lento que tienen quistes llenos de una sustancia de aspecto gelatinoso llamada mucina. Estos tumores casi siempre ocurren en las mujeres. Aunque no son cancerosos, algunos de ellos pueden progresar con el paso del tiempo hasta convertirse en tumores cancerosos si no se recibe tratamiento. Por lo tanto, estos tumores generalmente se extraen mediante cirugía.

 

Neoplasias papilares mucinosas intraductales (IPMN): tumores benignos que crecen en los conductos pancreáticos. Al igual que las neoplasias quísticas mucinosas (MCN), estos tumores producen mucina, y algunas veces se convierten en cáncer con el paso del tiempo si no se recibe tratamiento. Algunos de estos tumores simplemente se pueden mantener bajo observación minuciosa, pero puede que sea necesario extraer algunos de ellos mediante cirugía si tienen ciertos rasgos, como si se encuentran en el conducto principal del páncreas.

 

Neoplasias sólidas pseudopapilares (SPN): tumores poco comunes de crecimiento lento que casi siempre ocurren en mujeres jóvenes. Aun cuando estos tumores suelen crecer lentamente, a veces se pueden propagar a otras partes del cuerpo. Por lo tanto, el mejor tratamiento consiste en cirugía. El pronóstico para las personas con estos tumores a menudo es muy favorable.

Enfermedades del Páncreas

_

El páncreas es una glándula localizada detrás del estómago y por delante de la columna. Produce jugos que ayudan a descomponer los alimentos y hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

 

Los problemas en el páncreas pueden conducir a muchos problemas de salud. Entre ellos:

 

  • Pancreatitis o inflamación del páncreas: esto ocurre cuando las enzimas digestivas comienzan a digerir al mismo páncreas
  • Cáncer de páncreas
  • Fibrosis quística un trastorno genético en el que una secreción mucosa espesa y pegajosa pueden obstruir los conductos pancreáticos

 

El páncreas también tiene un papel en la diabetes. En la diabetes tipo 1, las células beta del páncreas no producen insulina debido a una reacción del sistema inmunitario del cuerpo contra ellas. En la diabetes tipo 2, el páncreas pierde la capacidad de segregar suficiente insulina en respuesta a las comidas.

Cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas es una enfermedad en la cual aparecen células anómalas en los tejidos del páncreas, un órgano situado detrás del estómago en el abdomen, que produce enzimas digestivas e insulina.

 

El páncreas se compone de dos tipos diferentes de tejido, con funciones diferentes: el páncreas exocrino (que segrega enzimas al tubo digestivo que contribuyen a descomponer las grasas y proteínas) y el páncreas endocrino (que segrega glucagón e insulina al flujo sanguíneo para controlar las concentraciones de azúcar en la sangre).

 

En más del 80% de los casos, el cáncer de páncreas aparece en el páncreas exocrino.

 

Alrededor del 75% de todos los cánceres del páncreas exocrino ocurren en la cabeza o el cuello del páncreas, 15 al 20% en el cuerpo y 5 al 10% en la cola del páncreas.